El Hombre, Visión Integral

El Hombre, Visión Integral
Click para Ampliar Imagen
Autor(es) Díaz, O.P. Armando
Precio: $70.00
Páginas 0
Tamaño 1
Disponibilidad: En Inventario
Fabricante o Editorial: Folia
Puntuación Promedio: No Votado

Cantidad: Añadir al Carro

“Hagamos el hombre a nuestra imagen y semejanza”. Esto no lo dijo ciertamente del cielo ni de las estrellas, sino del hombre. Pero no se refería al cuerpo, sino al alma, que goza de voluntad libre y de incorruptibilidad, en lo cual se asemeja más a Dios que las demás creaturas. Debemos, por tanto, considerar que el hombre es, después de los ángeles, más digno que las demás creaturas, y no disminuir jamás nuestra dignidad con los pecados y el apetito desordenado de las cosas corporales, las cuales son inferiores a nosotros y fueron creadas para nuestro servicio. Debemos ser tal como Dios nos hizo. Dios hizo al hombre para que presidiera todas las cosas de la tierra y para que las sometiese a Él. Por consiguiente, debemos dominar y presidir las cosas, pero sometiéndonos a Dios, obedeciéndole y sirviéndole. Así llegaremos a gozar de Él; cosa que se digne concedernos (Sto. Tomás, In Symbolum Apostolorum, art. 1).    

El hombre está colmado de necesidades, las multiplica, sin embargo, al ser creado por Dios, es un espejo viviente de Él, un portador de valores eternos y una nada capaz de Dios, posee una capacidad que se actualiza con la vida sobrenatural. La grandeza de él consiste en retornar a Dios, ser nexo entre la creación y el Creador.

Si lo desea, escriba un Comentario sobre este Producto
Su Nombre:


Su Comentario: Nota: No se permite HTML!

Valoración: Malo            Bueno

Introduzca el Código de la Caja de Abajo:

No hay indice de contenidos para este Producto.
Su Compra
0 Productos