¡Ahora! Hágase tu Voluntad Así en la Tierra Como en el Cielo

¡Ahora! Hágase tu Voluntad Así en la Tierra Como en el Cielo
Click para Ampliar Imagen
Autor(es) O.C.S.O. M. Raymond,
Precio: $165.00
Páginas 246
Tamaño 1
Disponibilidad: En Inventario
Fabricante o Editorial: APC
Puntuación Promedio: No Votado

Cantidad: Añadir al Carro

No hay un ser como el hombre o la mujer corrientes, si por corrientes entendemos lo que mucha gente entiende: vulgares.

Pero cada ser humano es algo tan tremendo, que merece un respeto realmente religioso. Cada uno es una creación de Dios; cada uno es un espejo de la Divinidad; cada uno es una facción o un rasgo de la Faz de Cristo; cada uno es un objeto de cuidado y atención constante de la Trinidad. Nada hay, pues, corriente, en el sentido en que muchos de nosotros empleamos esta palabra, en el ser humano.

Decirles cuál es la voluntad de Dios respecto a ellos en su vida “corriente”, es algo que sólo puede hacer el mismo Dios, pues sólo Él sabe lo que cada día de esa vida “corriente” supone en el libro divino.

El tema es espinoso de por sí; sin embargo, hay que abordarlo, pues de su entendimiento y realización depende la felicidad del hombre, no sólo en el tiempo, sino también en la eternidad. De hecho, es vida y es amor; es todo lo bueno, lo verdadero y lo bello. Es el verdadero respirar del ser humano. Es la única cosa verdaderamente importante en la existencia: la voluntad de Dios respecto a uno mismo.

Toda la doctrina se contiene en una sola palabra, compuesta por cuatro letras. Es la palabra con la cual Dios nos dio Su Palabra e hizo posible a cada hombre ser una sílaba en el Verbo de Dios. Fue pronunciada en Nazaret por María y puso en movimiento a la siempre inmutable Trinidad cuando la virtud del Altísimo la cubrió con su sombra y el Verbo divino se hizo carne y nació entre los hombres. Esa palabra era Fíat. Palabra que significa mucho más de lo que su traducción dice; que significa mucho más que “cúmplase en mí Su Voluntad”. Significa “por la gracia de Dios Su Voluntad va a ser cumplida por mí”.

Si lo desea, escriba un Comentario sobre este Producto
Su Nombre:


Su Comentario: Nota: No se permite HTML!

Valoración: Malo            Bueno

Introduzca el Código de la Caja de Abajo:

Introducción ............................................................... 9

Capítulo I

¿Puedes descifrar el tiempo? ........................................ 15

Capítulo II

Sé tú mismo ahora y serás como Dios ............................. 29

Capítulo III

Tú estás preocupando al Dios Todopoderoso

precisamente ahora ..................................................... 47

Capítulo IV

Enfrentándose a una objeción Dios echa ahora una

nueva mirada .............................................................. 65

Capítulo V

Dios depende de ti... precisamente ahora ...................... 83

Capítulo VI

Haz brillar tu luz ahora, mientras estás trabajando ....... 101

Capítulo VII

Comprende, precisamente ahora, que tu misión te

la ha dado Dios .......................................................... 119

Capítulo VIII

¡Si yo conociera la voluntad de Dios respecto a mí...

precisamente ahora! .................................................. 141

Capítulo IX

Cada respiración... cada latido del corazón ............... 169

Capítulo X

Se puede hacer ahora ............................................... 195

Capítulo XI

El ahora final es inacabable y está lleno de alegría ..... 217

Su Compra
0 Productos