El Príncipe Cristiano. Réplica a "El Príncipe" de Maquiavelo

El Príncipe Cristiano. Réplica a "El Príncipe" de Maquiavelo
Click para Ampliar Imagen
Autor(es) de Ribadeneyra Pedro
Precio: $235.00
Páginas 406
Tamaño 1
Disponibilidad: En Inventario
Fabricante o Editorial: APC
Puntuación Promedio: No Votado

Cantidad: Añadir al Carro

El autor nos comparte la doctrina católica que debe tener presente el príncipe cristiano para la buena gobernación de sus Estados y combatir la mala que el italiano Maquiavelo había inoculado a los políticos del siglo XVI, algunos de los cuales habían dejado atrás a su propio maestro. Con gran tino el autor analiza las normas de prudencia humana que deben regir los actos de los gobernantes, las cuales son tan universales y apropiadas a su objeto, que pueden aprovechar indistintamente a los gobernantes de nuestros días y, en general, a todos aquellos que en alguna forma tienen cargo de los demás, como patronos, oficiales del ejército, jefes de oficina o de taller, etc. Basta recorrer los títulos de los capítulos para imponerse al punto del carácter de la obra y de los acertados consejos que sobria y elegantemente desenvuelve el padre Ribadeneyra en este tratado. Y pasemos ya a decir algo del valor literario de este libro.

   Este tratado apareció en Madrid, por vez primera, el año 1595, cuando su autor se hallaba en plena madurez de vida, pues contaba a la sazón 68 años de edad. Don Modesto de la Fuente dice de El Príncipe Cristiano –que así se llama vulgarmente este tratado del padre Ribadeneyra– que es «uno de los libros mejores que salieron de su pluma y que podemos llamar una de las más apreciables joyas de nuestra literatura clásica en su siglo de oro».

   Se cuenta que Felipe III leyó y releyó el libro, en medio de su habitual indolencia, impregnándose en su doctrina de tal manera que, si le faltaron las cualidades de buen rey, no le faltaron, al menos, las de rey cristiano. El libro hizo también fortuna en la corte de España, y la grandeza lo leyó con gusto y con provecho. Buena falta hacía, pues en España no había dejado de haber algunos Maquiavelos.

 

   El padre Ribadeneyra divide su tratado en dos libros. El primero tiene un colorido enteramente religioso e histórico; en Él se manifiestan los deberes que tiene el príncipe para con la religión del Estado, probándolo con numerosas citas, ejemplos y testimonios de la historia y literatura antiguas, sobre todo de la romana; y, pasando de las falsas religiones a la verdadera, advierte al gobernante sus deberes respecto de la Iglesia y religión católica. En su segundo libro desciende el padre Ribadeneyra a observaciones más prácticas y consejos en cosas seculares y profanas, como ser la administración de justicia, la distribución de honras y premios, el reparto de cargos y tributos, destinando incluso un capítulo a «procurar que los labradores y mercaderes sean favorecidos».

Si lo desea, escriba un Comentario sobre este Producto
Su Nombre:


Su Comentario: Nota: No se permite HTML!

Valoración: Malo            Bueno

Introduzca el Código de la Caja de Abajo:

No hay indice de contenidos para este Producto.
Su Compra
0 Productos